Compartir con tus amigos

Desde hace un tiempo, el interés por una dieta más saludable va creciendo paulatinamente. De hecho, un reciente estudio de Mercabarna refleja que la principal tendencia de los españoles en cuanto a nuestra alimentación es la preocupación por la salud, además de otras posturas como las del interés por lo natural, por lo cercano y sostenible, y por su facilidad de consumo.

Es obvio que preocuparnos por nuestra salud pasa, obligatoriamente, por una dieta sana. Pero es obvio también que, para que nuestra salud sea óptima, no vale solo con comer adecuadamente. De nada sirve mantener una alimentación saludable, si después mantenemos hábitos negativos para nuestro cuerpo. Y no, no es solo el consumo de alcohol, tabaco u otras drogas (que también), o la falta de sueño; de igual manera influye, y mucho, la falta de actividad física.

Según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Cultura, Educación y Deportes, del año 2015, tan sólo el 53,5% de los españoles a partir de 15 años realizó ejercicio físico, y el 70% paseó o andó con el objetivo de mantener la forma física.

Son datos bajos teniendo en cuenta la importancia que tiene no tener una vida sedentaria. De hecho, la Organización Mundial de la Salud afirma que la falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo en la mortalidad mundial y, a pesar de esto, más del 60% de la población mundial no realiza la suficiente actividad física, un porcentaje que es algo más bajo en España, como ya mencionamos.

Además de eliminar otros hábitos negativos como el tabaco, la presencia de ejercicio físico es vital para nuestra salud, por lo que tiene que estar presente en nuestro día a día o, al menos, cumplir los 150 minutos semanales de ejercicio físico de intensidad moderada recomendados por la OMS para personas de entre 18 y 64 años.

Según el último estudio disponible, los españoles pasamos 7 horas y media sentados o tumbados, sin contar las horas en las que dormimos. Es decir: un tercio lo pasamos durmiendo y, en prácticamente otro tercio de nuestro día, estamos sentados. Son muchas horas de actividad sedentaria que, en consecuencia, perjudican nuestra salud, aun llevando una dieta sana. Es más: ni siquiera alcanzamos los entre 10.000 y 15.000 pasos diarios recomendados.

Llevamos un rato hablando de los adultos... pero, ¿y qué pasa con los niños? Los jóvenes también tienen que practicar ejercicio físico, incluso más que los adultos. La OMS recomienda unos 60 minutos diarios de actividad física moderada para estas edades.

En tiempos como los de hoy en día, con la tecnología saliendo de un lado y de otro, es muy fácil caer en el “silloning”, que se diría coloquialmente. Las diferentes consolas, las tabletas, los móviles... habitan muchas veces junto a nosotros. Al igual que debemos alejarnos de los ambientes obesogénicos y mantener nuestra casa libre de alimentos insanos y ultraprocesados, también tenemos que evitar, en la medida de lo posible, la presencia de dispositivos electrónicos, sobre todo a edades tempranas. Y, si decidimos tener una consola, o una tablet cuando nuestros pequeños hayan crecido, tenemos que regular su uso para evitar caer en la tentación de que los niños se pasen todo el día sentados frente a una pantalla.

Frente a eso, desde los 6 años, debemos fomentar la práctica de ejercicio físico. Desde esas edades, ya se ofrecen multitud de escuelas de diversos deportes que, aunque no estén enfocados estrictamente a la competición, si son una buena solución pues los más pequeños de la casa comienzan a familiarizarse con el deporte elegido a través de actividades adaptadas para ellos. Una vez que ya tengan más edad, será el momento de enfocarse más a la disciplina y entrenamiento dejando atrás los juegos iniciales sin perder la diversión que supone practicar un deporte.

En resumen, tanto para mayores como pequeños, la premisa es clara: hay que realizar ejercicio físico. Esto, acompañado de una dieta sana, y dejando atrás otros malos hábitos, es la suma perfecta para lograr un estado de salud óptimo. Es por ello que no podemos dejar atrás la práctica de la actividad física. Lo que sí podemos dejar atrás son las excusas y ponernos manos a la obra. Afortunadamente, hoy en día tenemos múltiples opciones: gimnasios con horarios flexibles, máquinas para entrenar en casa, lugares donde caminar y correr, diferentes escuelas para que nuestros pequeños empiecen a hacer deporte...

Es momento de reflexionar acerca del tiempo que dedicamos actualmente a hacer ejercicio y aumentarlo si no es el suficiente según nuestra edad. Pero, ¿y cómo sabemos eso? Muy sencillo. A través de las recomendaciones de la OMS, sintetizadas a continuación:

-Niños de 5 a 17 años:

-60 minutos diarios de actividad física moderada.

-Adultos de 18 a 64 años:

-Mínimo 150 minutos semanales de actividad física moderada o, en su lugar, 75 minutos de actividad física de intensidad alta.

-Adultos mayores de 65 años:

-150 minutos semanales de actividad física moderada, adaptada según la edad.

"Es sólo el ejercicio lo que mantiene el espíritu, y guarda la mente y el vigor." Marco Tulio Cicerón.

 

 

 

Redacción:

Mario Yanes
https://tremoloweb.wordpress.com
https://twitter.com/myanesp
https://t.me/myanesp

Utilizamos cookies en este sitio web para permitir el intercambio social y monitorizar el uso por parte del usuario. Deshabilitar las cookies detendrá el intercambio social y nos impiden el seguimiento de uso en el sitio.

Entiendo, Gracias