Compartir con tus amigos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la Obesidad como la “acumulación anormal y excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud y que se manifiesta por un exceso de peso y volumen corporal”.

Reconocida desde 1997 como una enfermedad por la OMS, se ha convertido en un problema de salud prioritario en todo el mundo, que afecta a todos los grupos de edad y que obliga a los gobiernos a adoptar estrategias globales para intentar controlar la calificada como Epidemia del siglo XXI. Pero en el caso de Canarias ,y más aún en el caso de los niños, estos datos son alarmantes, el 43% de la población infantil en las Islas padece obesidad y sobre peso. Un problema que empieza a derivar en problemas de salud a partir de los 7 años y continua en aumento en la pre-adolescencia.

Ya entre 10 y 12 años, nos encontramos con niños con hipertensión, colesterol , diabetes, déficit respiratorios y un sinfín de enfermedades derivadas de este síndrome metabólico que acarrearán, ya de por vida, una mortalidad por sobrepeso alarmante, con el doble de obesos que hace 25 años, y como dato que lo engloba todo: Canarias como el lugar con mayor índice de obesidad mórbida de toda Europa, según la OMS.

Que hayan siete veces más diálisis renales en Canarias que en el País Vasco, así como la tasa más alta de ceguera (retinopatía diabética) de España, o que una persona tenga hasta siete veces más posibilidades de morir de diabetes en Canarias que en Madrid, con una media de 385 fallecidos al año por esta enfermedad, son razones de peso que deben obligarnos a plantearnos que estamos haciendo mal y las graves consecuencias que esto tiene en nuestros hijos.

Entre los motivos principales se encuentra el exceso de hidratos de carbono y de alimentos procesados, el sedentarismo extremo, la sustitución del agua por refresco en las comidas, el consumo habitual de azúcar y bollería e incluso el déficit de horas de sueños. A lo que se suma el uso masivo de las nuevas tecnologías, niños sentados con el móvil, en lugar de estar jugando y el hecho de que en las islas exista una importante influencia del turismo británico y alemán, con hábitos alejados de nuestra dieta, con un consumo menor de aceite de oliva, de verduras, frutas y ensaladas. 

Es importante ser conscientes de la gravedad del problema y educar a nuestros hijos en una alimentación y estilo de vida mas sana. Para ello debemos empezar por reeducarnos a nosotros mismos en aspectos tan básicos como realizar una cesta de la compra más fresca y con menos alimentos procesados, que si bien ahorran tiempo, inciden negativamente en nuestra salud.

Continuar en casa la labor que, afortunadamente, se realiza en muchos comedores escolares,de apostar por menús nutritivos y equilibrados, a pesar del desagrado de los menores, que con esa excusa , comen en casa sólo lo que les apetece.

"Un niño no es igual que un adulto", por lo que no deben saltarse una comida, ni siquiera seguir dietas exentas de hidratos o grasas y solamente tomar proteínas porque "todas esas combinaciones son un error dietetico".

- Instaurar hábitos alimenticios adecuados
- Servir raciones adecuadas a la edad de los niños
- Limitar el consumo de carnes rojas y derivados
- Eliminar del hogar las tentaciones hipercalóricas
- Fomentar la actividad física diaria
- Reducir el tiempo dedicado al ocio pasivo
- Modificar los estilos de vida poco saludables
- Abordar los aspectos psicosociales
y sobre todo recordar que la mejor educación es el ejemplo.

06 diciembre, 2017
Utilizamos cookies en este sitio web para permitir el intercambio social y monitorizar el uso por parte del usuario. Deshabilitar las cookies detendrá el intercambio social y nos impiden el seguimiento de uso en el sitio.

Entiendo, Gracias